sábado, 26 de julio de 2008

DESOCUPADO

DESOCUPADO ( I )

Atados tengo mis pies
a una tierra descontenta,
que no me deja escapar
de una alegre pobreza.


No tengo herida alguna,
¡Sí! desespero y ansiedad
del niño que busca teta,
aferrándose al pezón
que amamanta y alimenta.


No estoy triste ni contento,
solo tengo, atados mis pies
y helado el pensamiento.


La esperanza con finos
dedos el horizonte
puede tocar.


Un día me desatará
de esta tierra oscura,
y devolverá a mi corazón,
su ausente bravura.


DESOCUPADO ( II )

(Después de un año…)

Líbrame, líbrame de estas manos,
manos desnudas que solo sudan.
Líbrame, líbrame de estos pies,
pies cansados y desorientados.


Líbrame de este confuso cuerpo
dolido y agrietado, por donde
silva el desaliento .

Invita a la desesperada huida,
al callejón angosto y sin salida,
la anémica muerte: avariciosa,
callada, fría y celosa.


Pero la disparidad atada la tengo
al cuerpo de donde hablo y vengo.
¡Hija mía ! Mi lucero inmaculado,
tira tú con tus manitas, del otro lado.


DESOCUPADO ( III )

( Un empleo…)


Y la esperanza se hizo materia;
me agarre a ella con desespero,
y la emoción del niño aferrado
al pecho generoso, de la vida.


Cogido de la manita de la esperanza
pude caminar entre las aguas al horizonte,
no me preguntéis como,
porque mis huellas, las borro el mar.

Y no sé regresar.


Desde este trazo, podéis verme
y yo a todos vosotros.
Pero he descubierto que detrás
de este horizonte, hay otro.

1.995.-